Maricarmen Cabrera en El Quemado, comunidad de Atoyac de Álvarez.

En El Quemado, comunidad de Atoyac de Álvarez, compartimos los recuerdos de una lucha que aún no termina. Aquí dejo mi compromiso y mi corazón como hija de un gran luchador social que perdió su vida por defender los derechos de los más desprotegidos, y con toda seguridad les digo que juntos lograremos esa justicia y reparación del daño a todas las víctimas de la guerra sucia.. ¡El 18 de Mayo no se olvida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *